Fondo Negro

Comunidad

Entrevistamos a Matteo Della Bordella

Hola Matteo,  antes de empezar nos encantaría agradecerte el tiempo que estás dedicando al realizar esta entrevista. Hace poco que te has incorporado al equipo de Boreal. Por ello,  creemos importante que el público pueda conocerte más, ¿y qué mejor forma que en una de tus últimas aventuras?

Esta es tu primera entrevista y una inicial toma de contacto con nuestros seguidores hablando sobre ti. Por esa razón, nos gustaría hacerte unas preguntas previas a tu último viaje.

Nos sentimos muy orgullosos de que formes parte de Boreal.

¿Cómo te sientes al ser atleta de Boreal?

¡Se siente de maravilla! Sabía que BOREAL trabaja con algunos de los mejores escaladores y alpinistas del mundo, y es un honor unirme al equipo.

El año pasado pedi y decidí unirme al equipo de BOREAL por tres motivos. Primero, pude probar algunos productos (pies de gato y botas) y me encantaron.Y el poder salir a escalar e ir a aventuras con estos me emociona.

La segunda es que he tenido una muy buena impresión de la empresa: gente muy competente que entiende las necesidades de los escaladores, tradición y mucho cuidado en la elaboración del calzado. El tercero es una razón personal: a veces en la vida se tiene que cambiar algo para poder progresar. Y sentí que a partir de una colaboración con un nuevo patrocinador sería algo estimulante que podría darme nuevas oportunidades para evolucionar y crecer.

¿Crees que los valores de nuestra marca te representan cómo escalador?

Me siento orgulloso de usar pies de gato y botas que se producen en una empresa local con gran historia y con un montón de conocimientos sobre estos productos. Creo que mantener la producción a nivel local y trabajando directamente con los atletas es la mejor manera de trabajar y desarrollar los productos adecuados.


¿Qué es lo que más te gusta?

Lo que más me gusta son los productos que he tenido la oportunidad de utilizar durante estos meses, sobre todo las botas de Stetind y los pies de gato Mutant. Aprecio el hecho de que tengo la posibilidad de contribuir a hacerlas aún mejores de lo que son.

¡Bien, centrémonos en tu última expedición! Entre febrero y marzo de este año, pasaste un total de 22 días junto tu compañero Silvan Schupbach en una de los lugares más remotos de la Patagonia, con el objetivo de escalar el Cerro Riso.

¿Cuál fue tu primera impresión sobre la Patagonia?

La Patagonia se ha convirtiendo en casi un segundo hogar para mi. Este es mi octavo invierno consecutivo allí, cada vez durante un mes y medio o dos. Me encanta esas montañas y me encanta el reto que ofrecen.

Esta fue la primera vez que visité el lado chileno de la Patagonia. Es mucho más lluviosa y salvaje que el área de El Chalten. La precipitación media en ese lado de la Patagonia es de 500 mm por mes y la zona de Riso Patrón es realmente remota y no es visitada muy a menudo, de hecho la montaña que escalamos jamas hacia sido escalada previamente.

¿Qué pensaste al emprender este reto?

Ya deseaba vivir una gran aventura. Una aventura que va más allá del reto de escalar una montaña y que implica también un enfoque complejo y exploración de la zona. Para esta expedición adopté un enfoque de “a toda costa”, e hicimos la primera etapa del acercamiento (aproximadamente 100 km) en kayaks.

Al inicio de esta aventura, ¿qué medios adoptaste para conseguir llegar a tu objetivo? ¿Te resultó difícil o fácil?

Hemos sido capaces de cubrir la distancia en el mar con el kayak en 3 días, pero una vez que llegamos allí tuvimos que buscar la manera llegar a la montaña. Sabíamos que la aproximación era compleja y peligrosa y que los pocos escaladores que han intentado subir el Riso Patrón por este lado han tenido problemas y accidentes y fueron obligados a dar marcha atrás en la aproximación. Finalmente el crux de nuestra aproximación era establecer una travesía larga cumplirá (80 metros) para cruzar un río (tuve que nadar en el lago sobre el río). Una vez que hecho esto, fueron tan sólo 6 horas de duro caminar entre arbustos y pasto hasta el campo base avanzado.


¿Cambiarías alguna técnica o decisión?

No, realmente fue un gran viaje en todas sus partes. Desde el acercamiento a la subida. No cambiaría nada, pero si hubiese habido mejor tiempo nadie se opondría!

Una vez finalizada la expedición, ¿cómo fueron tus sensaciones al inicio y final del viaje?

Cuando pienso en lo que hicimos en esta expedición creo que es una lástima que haya terminado y estoy ya deseando vivir otras grandes aventuras en lugares remotos con increíbles montañas vírgenes que escalar.

¿Qué fue lo mejor y lo peor de esta aventura?

La peor parte fue el comienzo, porque para mí la partida es siempre un gran impacto: tardo algún tiempo entrar en modo de expedición. También, para mi cuerpo, al principio no fue fácil, el primer día que hicimos 50 km con los kayaks y tardamos 13 horas, a la mañana siguiente me sentía muy adolorido y me pregunté cómo podría seguir así. Pero por suerte mi cuerpo se adaptado a la fatiga y los próximos días ya me sentía mejor.

La mejor parte fue cuando comenzamos a explorar la zona e imaginar diferentes opciones para escalar. ¡Era increíble la sensación de ser el primero y no tener que seguir un camino o una ruta existente. Durante la subida, me encanta ir hacia lo desconocido y explorar terreno virgen, nunca se sabe lo que viene y tienes que estar preparado para todo.

Por último¿Cuál es tu próximo objetivo? ¿Podrías adelantarnos algo?

En los próximos meses quiero centrarme más en la escalada en roca, tengo algunos proyectos interesantes que quiero terminar en los alpes y después estoy planeando un viaje a otra zona de América del Sur (no Patagonia) en otoño. Y en el invierno quiero volver a la Patagonia, tengo tantos proyectos en mente ahí abajo. A mi me encantan esas montañas.

Bueno Matteo, finalmente agradecerte el tiempo dedicado a esta entrevista y este rato tan agradable. ¡Esperamos vernos muy pronto!

 

 

 

x