Fondo Negro

Comunidad

Entrevistamos a Dani Andrada

Autor: Dani Andrada

Sabemos que te iniciaste en la escalada muy joven a la edad de 12 añitos, ¿cómo fue esa primera vez y que sentiste para que desde ese día nunca más hayas dejado de practicar este deporte con tanta pasión?

Fue mi primera experiencia en roca en Torrelodones la que realmente me marcó. Ya había probado la escalada en el muro de la Cuesta de la Vega pero de eso no me acuerdo demasiado, ir a la Cuesta era como ir en bici, a jugar un poco de vez en cuando.

Me fui con mi compañero  Carlos “Fred” a Torrelodones e hice un 7a, la “Don Pimpón”, Fred estaba sorprendido pero yo no entendía muy bien eso de los grados, no me parecía haber hecho nada importante. Después fui escalando y aprendiendo todo poco a poco, la roca me engancho por la altura, por subir hacia arriba no en travesía. Yo no salía a la montaña prácticamente con esa edad, salir a escalar fue salir de la ciudad: Patones, Cuenca…

Tenía muchas ganas de escalar incluso llegué a colarme alguna vez en los maleteros del autobús con mi amigo Edu para poder ir a Patones, éramos un poco “piezas”…


¿Vives con la misma intensidad e ilusión la escalada como cuando eras más joven en tus inicios?

Ahora es diferente, al inicio era algo nuevo, como un juego, ahora es un poco como un trabajo… Pero yo me levanto casi todos los días con ganas de ir a escalar, con ilusión, no es como la primera vez pero me levanto y lo que quiero es irme a escalar.

Un juego que es mi pasión y ahora mi trabajo. He conseguido algo que muchos desean, convertir mi pasión en mi trabajo y no vivirlo como algo negativo.

Hay partes de ser profesional que me cuestan como las entregas de premios o las ferias… pero hay otras que me gustan como equipar las competiciones. Hay eventos como la competición de psicobloc de Salt Lake donde he ido de routesetter 5 veces y probablemente repita, ahora iré a The Climb en Madrid donde ya estuve el año pasado. En estos trabajos me tratan muy bien y siento que se valora mi trabajo, mis conocimientos y mi experiencia como escalador.

Tengo entendido que dejaste la escuela a temprana edad, ¿cómo fue el tomar esa decisión tan importante siendo tan joven? y por otra parte, ¿cómo se lo tomaron tus familiares? ¿Te apoyaron desde el principio?

Cuando empecé a escalar, estudiar ya no me gustaba demasiado y empecé a dejar de ir a clase por ir a escalar, a los muros de Madrid primero y luego a viajar. A mis padres no les hizo gracia pero con 16-17 años empecé con algún sponsor, con pequeñas ayudas y lo fueron asumiendo de una forma natural, no forcé nada. Hice algo de verticales, lo justo para poder escalar pero lo dejé por escalar en cuanto pude…

Dani Andrada_Dharma
Siendo ya un adolescente, ¿viviste esa etapa como el resto de jóvenes de tu edad o sacrificaste gran parte de esa época por tu pasión a la escalada?

No me arrepiento de nada de lo que hice, tenía amigos en el barrio y una vida “normal” pero lo fui dejando para hacer lo que más me gustaba, escalar. A mí hay cosas de esa edad que no me llamaban como las fiestas, seré un poco aburrido (se ríe)… no me van, no va conmigo, cada uno es como es. No tengo sensación de haber perdido algo por no haber vivido la adolescencia como la mayoría de adolescentes.

¿Cuál es el reto que recuerdas con mayor nostalgia o que te gustaría volver a repetir?

La época de las competiciones de  la Copa del Mundo, a veces hechos de menos no haber insistido más. Estuve cerca de ganar la Copa del Mundo de Boulder y con muy buenos resultados durante 3 años y creo que poniendo un poquito más de mi parte podía haber hecho más cosas.

Veo ahora mucha gente que solo se prepara para un objetivo y obtiene resultados muy buenos, yo con 40 años sinceramente no me veo encerrado en un muro para ir a una competición pero a veces pienso que tenía que haber insistido un poco más.

Yo respeto mucho el mundo de la competición y por eso a veces pienso que si hubiese insistido más habría sido diferente pero también le dedicaba mucha energía a la escalada y el bloque en roca, a pesar de ello tuve buenos resultados en esa época y estoy contento con lo que hice.

¿Ves a los jóvenes escaladores de hoy en día con la misma ilusión como la que tenías tú en esos tiempos?  ¿Y cómo crees que ha cambiado el panorama actual de la escalada con respecto a la primera etapa de tu carrera como escalador?

No veo muchos escaladores que se dediquen a todas las facetas de la escalada deportiva: vías, bloque, competición… tengo la sensación de que ha cambiado. No veo tanto fanático que mezcla todo, hay mucho nivel pero más especializado. Al final los jóvenes se encuentran un entorno diferente al que yo he vivido, hay miles de vías de todas las dificultades, hay multitud de rocódromos, los chavales escalan y no conocen la historia de la escalada, los mitos de los 80 como Patrick Edlinger son desconocidos para muchos.

Creo que lo que de verdad importa es que la gente sea inquieta, que tengan ganas de hacer cosas, esa es la gente que abre camino… Eso no se entrena hay que nacer con ello, como la motivación.

¿Cuáles son los años que más han marcado tu carrera profesional?

Cuando empecé a hacer octavo, en el año 1992 hice 100 octavos en un año del 8a al 8b+. Tenía una buena base de 7c/7c+ a vista y me ayudó mucho. Pero cada año hay cosas que me marcan.

¿Cuantas horas entrenas al día? ¿Cómo es la rutina de un profesional de la escalada?

En resina no entreno mucho, algunas sesiones para cuando voy a trabajar de routesetter. Escalo 220 días al año en roca y 20 en resina incluyendo los montajes de competiciones.

Pero cuando escalo aunque no entrene de forma metódica me dedico  “a muerte”. Los días de “roco” de otros son mis días de pegues en las vías. También combino los estilos, por ejemplo, si estoy escalando mucho en Rodellar con escalada física, desplomada y resistente, cambio y me voy a sitios como Sagasta donde las vías son cortas, con planos y muy intensas. Esto es muy interesante para la motivación y para el cuerpo. A mí me funciona.
Dani Andrada_Dharma

¿Cómo se concentra o como se prepara un atleta de tu talla ante cada nuevo proyecto?

Probar, probar y motivándome con cada pequeña mejora. Si viene “bajón” descanso unas semanas, bajo un poco el ritmo, escalo más suave 8a, 8b… cerca de casa en Cornudella y vuelvo a por el proyecto con más energía.

Si le doy mucho a una vía me saturo y necesito algún cambio.

¿Recuerdas algún momento de tu carrera en el que sentiste estar en una situación de máximo riesgo?

Equipando he tenido situaciones bastante delicadas, en Margalef jumando por una cuerda vieja se rompió la gaza del nudo de un fraccionamiento, me quede colgado del nudo hecho pero partido y tuve que superarlo para poder reasegurarme.

En Bulgaria en la cueva de Karlokovo, ascendía por una cuerda asegurado al mismo tiempo como si fuese de primero por Mariona para no separarme mucho del desplome, de repente me vi volando 4 o 5 metros y la cuerda por la que subía cayó encima mío. Un gitanillo de 9 o 10 años me había cortado la cuerda para robármela mientras yo colgaba…

También recuerdo un momento de tensión en la “Virgin” un 8a de 20 metros de Mallorca que escalé en solo y descalzo y que tiene un movimiento dinámico a 12 metros, llegué al paso clave, al dinámico y me eché para atrás, dudé, me puse un poco nervioso pero lo puede superar e hice el paso y salí. Está bien que la gente sepa que en un solo el error implica matarse, parece muy bonito pero… Cualquier fallo es la muerte… Me eché para atrás, me puse un poco nervioso, me decidí, lo cogí y seguí… me acuerdo bien, fue en el 98-99.

Algunos medios se refieren a ti como el hombre araña, ¿te sientes identificado con ese apodo?

No… ese es Alain Robert (risas), ese no soy yo. Si sales por la tele alguna vez enseguida te llaman así.

¿Cuanto tiempo te llevo preparar y escalar la vía desplomada más difícil y larga que hay, “corazón de ensueño” 8c en getu (china)?

Esta fue una vía importante para mí. La equipé en 11 días trabajando solo 9 días y otros 2 me ayudó Serge Casteran y Yann Ghesquier. La abrí de abajo en artificial que es lo ideal para techos pero me dejé las lumbares ahí…

Dani Andrada_Dharma
En 2013 salió publicado tu libro “el juego de escalar”, ¿como fue la experiencia de relatar y compartir tus vivencias con el público?

Muy bien porque el trabajo duro lo hizo Patio (risas), creo que quedó bien y a mí me gustó.

¿Te sientes un deportista respetado tanto por los aficionados como por el resto de profesionales de tu gremio?

Yo me siento querido cuando voy a las zonas de escalada y ahora con las redes recibo muchos mensajes positivos. Sí creo que mucha gente me aprecia y lo agradezco.

¿Cuáles son tus objetivos profesionales que te planteas de cara al futuro?


Seguir escalando, forzarme más en bloque y hacer 8c pero más corto que Txapela. Me gustaría repetir novenos porque últimamente hago vías equipadas por mí que son primeras, me apetece probar cosas de otros aunque me gusta escalar mis vías, es como natural.

Y por último, haciendo un balance de tu trayectoria profesional ¿qué momento cumbre de tu carrera destacarías que te haga especial ilusión?

“Posible Misión” 8a, mi primer 8a

Bardonecchia 1999, hice todos los bloques de la competición a vista.

Cada paso que me ha hecho subir de nivel me trae un recuerdo especial.

 

x