Fondo Negro

Comunidad

Intento de “Manaslu” (8.163m) | Elisabeth Revol

Autor: 10. Ene 2017; Elisabeth Revol



A mi vuelta del Nanga, el invierno en el Himalaya no me permitiría continuar el ascenso. Estuve obsesionada con ésto durante un año entero…

Fue entonces cuando me surgió la idea de Manaslu e inicié una aventura completamente diferente. No es fácil encontrar las palabras para calificar este proyecto épico. Manaslu en invierno fue algo que no me esperaba. Una escala de magnitud o comparación, entre naturaleza y humanidad, multiplicada por diez

Una de las diferencias fue la soledad. De hecho, mi último ascenso de invierno fue junto a otras expediciones y montañeros pero este no fue el caso de Manaslu.

La situación y el desafío me cautivaron completamente. Por primera vez, apenas leí en el campamento base, sentí una energía ilimitada, una inmensa confianza en mí misma, me sentí fuerte... nada parecía agotarme.

Pero las condiciones objetivas se volvieron demasiado peligrosas. Las bajas temperaturas de -40 y -50 me dejaron el cuerpo desarmado, me encontré en un océano de nieve, cayeron no menos de 7 metros de nieve durante el mes de enero.

Los vientos, extremadamente violentos, soplaban casi siempre en lo alto. Subir por las laderas de esta montaña fue la cosa más dura que tuve que vivir, siempre en una atmósfera amenazadora. Durante horas continué mi camino. Creo que puedo decir que ha suido el intento más comprometido de toda mi vida... Alcance mis propios límites cuando las condiciones se volvieron verdaderamente extremas. El viento rugía y rugía, el cielo vertía metros cúbicos y metros cúbicos de nieve.

El Himalaya cerró sus puertas pero he vuelto a casa fortalecida. Después de tocar algunas de las secciones más expuestas de este planeta con los climas más brutales. Viví la gran soledad del Himalaya y sin duda, la experiencia más rica de mi vida pero también la más extrema y comprometida.

Elisabeth Revol

 

x